Malos hábitos universitarios que debes eliminar

por | Mar 15, 2022 | Trends | 0 Comentarios

Al momento que un estudiante hace su ingreso a la universidad, experimenta un ambiente diametralmente diferente al que ha vivido hasta hoy; cambios tan drásticos como control en la asistencia a clases o hábitos de estudio, estos últimos, diferentes totalmente a los practicados hasta el momento y, que pueden causar cierta desorientación o confusión y que pueden afectar el desempeño que has tenido en enseñanza media, mostrándote, a los demás, como poco comprometido con tus estudios.

El hábito es cualquier comportamiento aprendido (no es innato, no nacemos con ningún hábito) mediante la repetición, que se realiza de forma habitual y automática sin apenas pensar en ello. Es un elemento básico del aprendizaje humano. Según los científicos los hábitos, sean positivos o nocivos, se crean porque el cerebro siempre busca la forma de ahorrar esfuerzo, intenta modificar cualquier rutina en un hábito para ahorrar tiempo y energía.

Por lo tanto, hay que reforzar los buenos hábitos de estudio, sin embargo, los malos hábitos hay que ser capaces de reconocerlos y eliminarlos, antes que se vuelvan una rutina y su supresión sea tan difícil que nos terminemos acostumbrando a ellos y aceptándolos como propios. A continuación, te ayudamos a identificar los más comunes y te entregamos algunos consejos que te pueden ayudar a superarlos.

¿Qué malos hábitos de estudio son más comunes entre los estudiantes?

Todos los estudiantes presentan, alguna vez, malos hábitos de estudio, esto es aplicable a cualquier nivel educacional en que se encuentre. La mayoría puede corregir éstos, desarrollando un compromiso personal, que les permite enfrentar y mejorar sus resultados académicos.

Nuestra intención no es enumerar cada uno de ellos, resultaría interminable, ya que cada persona es una creación individual y particular, que posee características irrepetibles en otros. La idea es entregar un listado de los que más se repiten en la vida universitaria y orientar una manera de corregirlos.

Entonces empecemos.

1.- Procrastinación

De acuerdo a la definición se trata de posponer deliberadamente tareas importantes pendientes, a pesar de tener la oportunidad de llevarlas a cabo (se tiene el tiempo y la ocasión).

Quizá este sea el acto más común entre la mayoría de los estudiantes, dejar para después lo que se debe hacer hoy, en la creencia que se cuenta con tiempo de sobra para poder hacerlo. Normalmente, esto conduce a sentirse sobrepasado frente a las obligaciones académicas ya que se comienza a acumular trabajo que difícilmente podemos realizar en los plazos establecidos.

Consejo: Administrar mejor el tiempo y establecer metas a corto plazo para poder ir visualizando los logros alcanzados. Existen algunas técnicas que puedes usar, por ejemplo: La Técnica Pomodoro que es un método para mejorar la administración del tiempo dedicado a una actividad. Fue creado por Francesco Cirillo a fines de la década de 1980.  Se basa en usar un temporizador para dividir el tiempo en intervalos fijos, llamados pomodoros, de 25 minutos de actividad, seguidos de 5 minutos de descanso, con pausas más largas cada cuatro pomodoros. Estableciendo una meta, alcanzable, para cada intervalo. Los tiempos se pueden ajustar a los que funcionen mejor para cada persona.

2. Distracciones

Otro de los malos hábitos en el estudio, y uno de las más comunes hoy, es la distracción por el uso de aparatos electrónicos tales como celulares, notebook u otros, que te permiten estar, permanentemente, conectados a las redes sociales y que debían la atención de las tareas que estas realizando.

Diferentes estudios, realizados a nivel mundial, establecen que en promedio los usuarios permanecen conectados al internet, haciendo uso de estos espacios sociales virtuales, aproximadamente 2 horas y 29 minutos, lo que equivale a estar, aproximadamente, un día despierto cada semana. GlobaalWebIndex, empresa de segmentación de audiencia señala que los llamados “usuarios pesados”, usan las redes sociales por más de 4 horas diarias.

Consejo: Establece un horario para revisar las redes sociales, limita las notificaciones, cuando estes estudiando silencia o apaga el celular, si te resulta muy difícil controlar las redes sociales busca ayuda, puedes estar desarrollando un problema de ansiedad, recuerda que las redes sociales buscan “engancharte” y mantenerte, permanentemente, pendiente de ellas, sé un consumidor consiente.

Otra razón de las distracciones es la falta de interés en un tema o materia, simplemente no te dan ganas de ocupar tu tiempo en ella. Esto puede ser producto de variadas situaciones, como profesores con técnicas de enseñanza aburridas y poco dinámicas, gran volumen de materia que estudiar, esto puede producir desánimo, no la entiendes y sientes vergüenza de preguntarle al profesor o tus compañeros.

Consejo: Como grupo conversar con su profesor, cuéntenle el problema. Él debe tener el conocimiento y técnicas para encontrar la forma de motivarte y motivarlos.  

3. No tener organización en tu tiempo

Muchas veces el problema que existe es que no sabemos organizar nuestro tiempo y actividades diarias. Frente a esto, resulta imposible desarrollar cualquier actividad, el tiempo siempre será escaso y harás todo apurado (a), no pudiendo sacar provecho del estudio o, incluso, de los tiempos de ocio.

Consejo: Determina todas tus actividades diarias, establece cuanto tiempo necesitas para cada una, luego priorízalas y escríbelas en papel, usando un calendario o agendándola en tu celular, incluso puedes poner alarmas para las más prioritarias, de esa forma establecerás un orden que te facilitará el cumplimiento de las tareas, no olvides calcular los tiempos de traslado y horarios de comida.

Te recomendamos algunas apps que pueden ser útil:

Task Agenda: organiza y recuerda tus tareas

Any.do: Tareas + Calendario

Forest: Mantente enfocado

Tick Tick: Listas, tareas, avisos

4. Estudiar para qué?

Es importante tener claro por qué estudio, eso establece una base de interés para alcanzar metas a corto plazo, como son los exámenes. ¿Estudio para profundizar en una materia y ser un mejor profesional cuando me gradúe o sólo por superar el examen?

Si es lo segundo, lo más probable es que puedas superarlo y obtener una calificación que te permita aprobar, sin embargo, luego de unas semanas no habrás fijado los conocimientos y, como en la universidad muchas son prerrequisito en las asignaturas cursadas, deberás reestudiar materias pasadas, para entender las que tienes en el momento, doble trabajo. Por lo tanto, debes lograr un aprendizaje significativo, con sentido para lo que desarrollarás como profesión en tu vida.

Consejo: Se curioso, aprovecha el conocimiento de tus profesores, pruébalos y desafíalos con respeto, aprendiendo más allá de lo vez en clases. Ten en cuenta que lo importante es comprender procesos, no información, identifica el objetivo de estudio de la materia, y por sobre todas las cosas, reconoce en ti la importancia que estos conocimientos tendrán para desempeñar tu profesión y el servicio que ofrecerás a otros con la experiencia adquirida.

Los malos hábitos de estudio son la principal fuente de malos resultados en las calificaciones obtenidas en la universidad. Por eso, para lograr un mejor desempeño, hay que comenzar identificándolos, para luego erradicarlos. 

X