Tips para estudiar mejor

por | Mar 17, 2022 | Trends | 0 Comentarios

Muchos estudiantes al encontrarse en período de exámenes, se sienten abrumados y presionados ante la avalancha de exigencias que implica enfrentarse a demostrar cuanto hemos aprendido de una materia.

Un número de ellos no ha tenido un ritmo sostenido en el estudio y, no dudan en preparar grandes volúmenes de información con apenas unos días u horas de anticipación, generando gran ansiedad y muchas veces desánimo frente a las materias, que nos provocan angustia e intranquilidad ante nuestras capacidades de aprendizaje.

Por esto, la mayoría ha pasado todos fuimos estudiantes en algún momento.

Siempre, buscamos la fórmula mágica para estudiar, aprender y rendir con excelencia, pero tratando de realizar un esfuerzo que no demande un esfuerzo excesivo… Solo un sueño. Lograr alcanzar estándares de perfección requiere, aunque no nos guste, esfuerzo, compromiso, estudio y sobre todo responsabilidad, al momento de enfrentar los desafíos de la educación.

Y ¿cómo logramos esto?, ¿cómo preparar un examen y salir exitoso del reto? Nadie tiene el método infalible, pero existen algunos tips que te brindarán elementos que te ayudarán a estudiar con tiempo y sobre todo sin desconcentrarte. Vamos a ello.

Tips para estudiar mejor y no rendirse en el intento

Estudiar debe tener sentido para ti: estudiar y sentir que lo que aprendes te motiva se debe, principalmente, a que el estudio tiene un significado para la persona que lo hace. Resulta imposible aprender y retener a largo plazo, cualquier cosa si lo que haces no lo puedes conectar con tus propios intereses y el resultado que quieres obtener al finalizar tu etapa de aprendizaje en la universidad. El estar en sintonía con lo que quiero lograr como profesional y lo que estoy aprendiendo hoy, es fundamental para procesar la información y utilizarla en el futuro profesional.

Establecer una rutina en el proceso de estudio: el aprender no es un proceso inmediato. No es lo mismo memorizar a corto plazo y luego olvidar al día siguiente, requiere de un proceso progresivo, constante, pausado. Esto nos asegura que el aprendizaje se fijará, permanentemente, y estará disponible para ser utilizado en el momento que se requiera. Si lo haces así, no tendrás que chocar con montañas de materia los días anteriores al examen, tratando de absorber la información que será incompleta y muchas veces inútil frente a la demanda de conocimientos. Si logras tener una rutina diaria de estudio, podrás, simplemente, sentarte y repasar con calma y, dándote tiempo de razonar, la materia que has asimilados durante el período de clases.

Siempre es bueno, tener un espacio de estudio que te resulte cómodo y un horario que te acomode para realizarlo.

Establece períodos de estudio: los especialistas sugieren que establezcas ciclos de estudio. De nada sirve dedicarte 2 horas diarias de estudio continuo si a los 30 minutos comienzas a perder concentración o interés en la materia. Desarrolla bloques de estudio, que contemplen espacios de descanso de 15 minutos, así podrás alternar las actividades, lo que te asegurará un tiempo de atención de calidad y, metas cortas se aprendizaje, que te harán sentir que estas alcanzando tus objetivos propuestos.

Deja las distracciones fuera de la ecuación del estudio: hoy es muy fácil perder la atención al estar haciendo alguna tarea, existen muchos estímulos que nos distraen de nuestra actividad. Nuestra vida actual, exige, estar siempre conectado y es tan rápida que muchas veces pensamos que, si no estamos atentos al celular o nuestra computadora, podremos perdernos de algo de lo cual luego no tendremos opinión. ¿Qué hacer entonces? Sin duda requerirá de un esfuerzo adicional, debemos dejar estos aparatos electrónicos, en lo posible fuera de nuestra vista, por el tiempo que nos dedicamos al estudio, esto 30 o 40 minutos, sabiendo que nuestra recompensa será volver a usarlos, en el lapso de descanso, después de este breve momento de concentración en los estudios. Pueden resultar, incluso, como un refuerzo positivo.

Este articulo podría interesarte: https://www.unach.cl/2022/03/malos-habitos-universitarios-que-debes-eliminar/

Ten a mano todo el material de estudio que usarás: con esto podrás evitar perder tiempo valioso dentro del bloque de estudio, y no tendrás que alejarte de la zona que has elegido para hacerlo, evitando la tentación de dirigirte donde se encuentran los elementos distractores que no te permitirán cumplir el objetivo de ese tiempo concentración de calidad.

Haz del estudio algo entretenido: lo que estudiamos no tiene que ser algo plano y sin color, en algunos casos el uso de elementos que permitan destacar ciertos puntos de la materia, te ayuda a recordarla más fácilmente. Aplica marcadores de distintos tonos de acuerdo a la importancia de la información, usa Post-it para dirigirte más rápidamente a la información que necesitas, usa tu imaginación para destacar lo que te interesa, esto hará del estudio algo entretenido y alegre, que asociarás con una actividad atractiva y divertida.

Relaciona y compara conceptos: una de las formas de relacionar y compara conceptos es utilizando los llamados mapas conceptuales. De acuerdo a su definición un mapa conceptual es una representación gráfica de un tema y de las relaciones entre cada idea, imagen o palabra que conforman el tema. Usando figuras, líneas y flechas, los mapas conceptuales pueden representar causas y efectos, requisitos y contribuciones entre los distintos elementos.

En pocas palabras, dibuja la información con distintos elementos, lo que te permitirá organizar los conocimientos y recordarlos con mayor facilidad.

Practica la lectura de la materia en voz alta: De acuerdo a los especialistas, leer en voz alta activa la capacidad del cerebro que tiene para almacenar información.También leer aumenta la capacidad de memoria visual y, por último, el efecto de la auto referencia hace que la información tenga un carácter más personal y, consecuentemente, más fácil de recordar (psicologíaymente.com)

Explícale y enséñales a otros: explicar y enseñar a otro u otros lo que has aprendido, sirve para reforzar lo que has aprendido y es una buena manera de establecer cuanto y que parte has logrado entender y cuánto te falta por estudiar.

Lo que aprendas practícalo: una buena forma de reforzar aún más lo aprendido. Al hacer uso del conocimiento que adquiriste, lo vas integrando y robusteciendo, con el uso diario, llegando a desarrollarlos y comprenderlos de la manera correcta.

Con este artículo, no pretendemos entregar una fórmula perfecta e infalible para el aprendizaje, sino que sólo aportar con algunos elementos que te sirvan para estudiar mejor que permita que tu transitar por la universidad resulte más fácil, agradable y satisfactorio, disfrutando esta etapa de tu vida.

X